viernes, 14 de octubre de 2011

Crónica Festival Sitges 2011. Día 8, jueves 13.

Día 8: Soy ateo gracias a Dios

Por fin Sitges ofrecía ayer un aspecto no masivo, tras unos días de locura (solo el lunes ofreció un aspecto parecido). Hoy volverán los llenazos y año tras año, casi todas las proyecciones van augmentando en número de público con muchas sesiones a tope y con entradas agotadas. Visto el nivel de este año, sin duda el festival se lo merece, ya que, pese a los bodrios de siempre, evitables reduciendo un poco las películas que se programan que son excesivas, hay muchas cintas muy interesantes que estamos disfrutando. Ayer fue un ejemplo. Empecemos.

Empezó el día con la última cinta de Kevin Smith Red State, un giro necesario en una carrera que parecía agotada. A veces, las obras maestras, surgen pese a sus autores o pese a su director. Yo creo que Smith ya consiguió una obra maestra con Persiguiendo a Amy, casi sin pretenderlo, ya que queriendo hacer una película fresca y algo profunda sobre relaciones amorosas y de amistad, se le escapaba la trascendencia más allá de lo que él había previsto, planteando, por ejemplo, la fina linea que separa las relaciones de amistad, de colegas, del absoluto amor. Y muchas más cosas. Aquí ocurre algo parecido. Smith monta una película en que quiere cargar contra el fundamentalismo religioso, pero también contra la falta de valores, de sinceridad y de nobleza del resto de la sociedad. Para ello compone una película irregular compuesta de tres grandes nucleos. En el primero domina un discurso del jefe fundamentalista, en el segundo un excesivo tiroteo y en el tercero toda la carga de profundidad, Para mí, esa irregularidad del conjunto, hace que al finalizar la película me parezca una obra maestra, quizás sin quererlo, ya que solo de una situación aparentemente trivial o algo estúpida se puede trascender de forma categórica. Si pretendemos hacerlo nos puede salir algo como lo de Malick, y por su intencionalidad estar lejos de la obra maestra y cerca de la pedantería. La frase que encabeza el día "yo soy ateo, gracias a Dios" del maestro Buñuel, define un poco lo que yo extraigo de la película. El tratado sobre los límites entre ser fundamentalista y ateo más brutal que jamás he visto. Un estudio sobre la psique humana, sobre la fe, sobre la maldad y sobre la falacia, que termina por romper frontreras y tabús, por acercarnos a todos a la locura. Y ello, claro, no solo sin pretenderlo tanto como el resultado final, sino con partes de humor grueso muy al estilo Smith. Brillante.

La segunda película del día la temíamos todos, se trataba del Twixt de Francis Ford Coppola, ya que se habían oído pestes sobre ella tras su primera proyección en el festival. Todos los colegas allí presentes ( y recuerdo que todos ellos hacen crítica diaria en Después de 1984, cine latino, asia cine, El último blog a la izquierda) la disfrutamos bastante. Lo peor que se puede hacer con la cinta de Coppola es tomarla demasiado en serio o esperar de ella una obra maestra. Coppola ya ha hecho lo que tenía que hacer en el mundo del cine y ahora hace películas para divertirse. Y así tenemos que ver Twixt, como un divertimento, un puro delirio en forma de cuento gótico al estilo Poe (que es un personaje de la película) con unas imágenes que mezclan el color y el blanco y negro muy artísticas y que son sin duda lo mejor de la película. El guión es poco importante. Lo mejor es dejarse llevar por el vendaval de imaginería visual, de arte de casi cada fotograma, de referencias literarias, de delirio. Bien interpretada (sobretodo por esa chica llamada Elle Fanning que cada vez que aparece en pantalla hace ganar enteros con su luz a la película) y con un polémico 3D que dura 10 minutos (el resto es en 2D) y que hace que los precios de las entradas sean más caros, lo que me parece vergonzoso (y creo que no era la intención de Coppola, que añadió la escena como parte del delirio, pero que sí lo aprovechan las productoras) el film me parece muy recomendable y entre lo mejor de Coppola en años. Eso sí, si se estrena, elegid el 2D.

La tercera película del día era la también esperada Poulex aux prunes, segundo film de Marjane Satrapi y Vincent Paronnaud, artífices de Persépolis. Como aquella, la película se basa en un cómic de la iraní Satrapi y es una verdadera delicia de película. Con una estética de cuento, que mezcla entre sus imágenes muy retocadas fragmentos de animación y que nos recuerda a Amélie de Jeunet, Poulex aux prunes no solo es un vendaval de bellas y originales imágenes sino de emociones. De forma muy original y con saltos en el tiempo, explica la historia de una familia y de algunos personajes que la rodean. Tiene la virtud de lograr emocionar y trascender al auténtico drama existencial sin borrar nunca la sonrisa en la cara del espectador. Hermosa, tierna, con momentos de emoción auténtica, con momentos de humor divertidísimos, siempre original y de estética fascinante, con un final muy emotivo en que todo encaja y entendemos a todos y cada uno de sus personajes, Poulex aux prunes es una auténtica maravilla, una película que supera Persépolis y su referente Amélie y que logra tras su visionado dejarnos con una sonrisa en los labios y un nudo en la garganta. Un auténtico milagro.

Tras la bella sesión de la tarde y tras cenar y debiendo esperar dos horas hasta la golfa, me percato que en el Brigadoon (recordad, el espacio gratuito y mas freak del festival) dan una película que puede hacer la espera menos agónica. Se trata de una película enmarcada dentro del ciclo Asian Trash Cinema del año 1986 titulada Kung Fu Magic. Como el ciclo indica, la película es totalmente trash. Delirio kitsch, humor grueso y demecial, artes marciales con desparpajo y pocos medios y efectos de pacotilla son lo que espera la gente que visiona la película en la sala, en una proyección acompañada de las risas y los comentarios. Es lo que dan la mayoría de estas sesiones, solo aptas para cinéfagos. Sin duda, la película en este entorno, no decepciona, aunque claro, es malísima.

La primera y única sesión golfa que veré este año (a mi cuerpo y mi mente le cuesta aguantar hasta las cinco de la madrugada) se compone de The Inkeepers y de Grave encounters.

The inkeepers es de un director, Ti West,  del que ya había visto una película que me había encantado titulada The house of the devil y en la que hasta los últimos diez minutos (que es lo que no me gustaba de la peli) conseguía cierta inquietud sin que ocurriese nada. En esta linea se enmarca The inkeepers, donde nos muestra una pensión a punto de cerrar en la que los dos trabajadores de la misma se empeñan en demostrar la existencia de fantasmas. West intenta trasmitir terror puro, terror quizás a nuestro propio concepto de terror, y para ello utiliza los mínimos elementos posibles. La película es pausada, se cocina a fuego lento, no ocurre mucho, es muy austera en lo que nos muestra, pero está dirigida con sumo talento y logra crear tensión ( a algunos aburrimiento) en general y en especial y por contraposición, cuando realmente ocurre algo. A mí este tío me encanta y pienso seguirlo y recuperar sus cintas anteriores, ya que no es fácil encontrar en el cine de terror actual una voz propia y diferente al resto. Al final de la proyección, tímidos aplausos y sonoros silbidos. No está hecha la miel para la boca del asno.

Grave encounters (con aplausos tras finalizar) es una importante basura. Copiando por enésima vez el esquema de falso documental y cámara en mano que puso de moda la sublime The blair witch project, pero en el contexto de un manicomio, muestra no solo una falta de originalidad aplastante sino una falta de talento preocupante. Tras una hora de tipos y tipa grabando su deambular nocturno, linterna en mano, por los pasadizos del manicomio sin ninguna tensión ni garra en la dirección (son más de las tres y media de la madrugada y estoy por largarme, pero soy muy profesional) por fin empiezan a ocurrir cosas, que se reducen a tíos vestidos con batas blancas que aparecen por ahí y que tras ser descubiertos se giran a cámara con maquillaje patético, abren la boca y chillan. Dos chorradas más y fin de la peli. El talento va escaso. Y la mayoría son ajenos a ello. Una lástima.

Hoy un día repelto de cine español y latino, de esos que a priori da un poco de miedo. A ver si hay suerte. Las españolas y poco conocidas Open 24 h El callejón, seguida de la colombiana El páramo y la cubana Juan de los muertos. Os explico, por penúltima vez, mañana.


9 comentarios:

  1. Miroso15:32

    Hola. Yo soy fan de Poe, así que intentaré ver Twixt. Postdata: qué gordo que está Val Kilmer (cosa que repito desde que fui al cine a ver Kiss Kiss Bang Bang). Respecto al nivel vs bodrio... entiendo que en parte es por esa cinefagia tuya, no? es decir que si alguien sólo va a ver x películas, podría estar hablando simplemente de nivel alto porque se ahorraría de ver basuras; bueno, de hecho es lo que interpreto que dices tú mismo en el primer párrafo ;) Es por entender la dinámica del festival, ver si lo interpreté bien. Against the world, cuando la gente aplaude tú repudias y vicerversa: cuando en el mundo aparece un genio, los necios se conjuran contra él, jaja. Jo, me encantan tus crónicas de Sitges, ya empiezo a echarlas de menos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Bueno, haciendo la media sale un numero bastante elevado. Me quedo con el Kevin Smith y el Twist de Coppola. Muchas gracias, de nuevo , por tus comentarios.

    Saludos.
    Roy

    ResponderEliminar
  3. Me hubiera gustado seguir tus reseñas, compa David, con más regularidad, pero andamos de tiempo como andamos, ya te puedes imaginar (más me hubiera gustado, ya puestos, haber podido estar en Sitges, pero eso sí que es verdaderamente complicado). Felicidades, en todo caso, por tu trabajo, y procuraremos ver algo del material cuando esté disponible (complicado estará, como siempre).

    Un fuerte abrazo y buen fin de semana.

    P.S. veo que los problemas con Blogger y las imágenes no se ciñen a mi blog. En fin...

    ResponderEliminar
  4. Dos cinco estrellas y dos cuatro estrellas......... nada mal el balance de ayer.

    Ya te queda poco ehhh

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  5. Me has sorprendido con Twixt! yo la quiero ver, pense que no seria muy bien recibida, pero me han entrado ganas de verla, al igual que Red State. Creo que pese a los bodrios de ayer, fue un dia excelente. Me apunto ademas Poulex aux prunes.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Gran día! Por lo que veo coincides con Alan. Lo de Coppola y Smith es toda una grata sorpresa. También tomo nota de The inkeepers y Poulet aux prunes. A ver que tal hoy, pinta bastante arriesgado. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Yo creo en Dios hay que decirlo con el mismo orgullo que Buñuel nos dice lo contrario y que está tan de moda actualmente como si fuera un nuevo dogma, pero eso no me limita en absoluto a ver un filme, me gusta la propuesta de Red State, más todavía con tanto entusiasmo de críticas de blogs amigos, será por eso que he gozado con el árbol de la vida la cual considero una obra maestra que he visto ya dos veces, sin embargo lo que más me gustó de éste filme es la evolución mental de Jack aunque el filme es místico y aborda a Dios en diferentes presencias, hace hincapié en la onmipotencia y ubicuidad de Dios pero yo creo que hasta el final Jack está en el mundo bajo el libre albedrio aprendiendo con la muerte y con los diversos sentimientos, mi lado racional me gana y tampoco pelea con la fe. No me extiendo más porque éste filme despierta mi pasión y mi convicción total tanto como la tuya, después me emociono y no es mi bitácora. Pero si gustas podemos discutir cualquier punto de esa película si le encuentras sentido. Pasando a otra cosa, me gusta además Poulex aux prunes, ya lo he leído en el espacio de BCNdays y me ha creado expectativas. La de Coppola también me interesa, un cine no necesariamente debe ser ambicioso, complejo, polémico y profundo, sino "humildemente" divertido, hay de todo, como cinéfilo trato de abarcar cuanto pueda sin más pretensión que reflexionar como disfrutar de las posibilidades del arte. Que sigas disfrutando de Sitges y compartiendo que al final fuera de expresarnos a nuestro gusto y libertad lo importante es que se goza del cine. Un abrazo grande.

    Mario.

    ResponderEliminar
  8. Bueno Miroso, el festival podría evitar algunos bodrios, y yo seguro que también algunos que se ven de lejos. Te gustará Twixt, casi seguro. Gracias, como siempre. Roy Bean, creo que son dos películas muy apetecibles. Gracias MAnuel, cada uno lee y ocupa en esto el tiempo que puede. Yo te agradezco el interés y tus amables palabras. Laura Uve, te recomendé Poulet aux prunes y ayer me acordé de tí, porque pensé que te hubiera encantado. Tienes que verla y sí, esto se acaba. En parte me alegro. Fue un día excelente daniel. Creo que te pueden gustar las tres. Gracias un día más. Hoy ha pintado mal BCNdays. Y las tres de ayer merecen mucho la pena. MArio, gracias por tu opinión. LA peli de MAlick causa controversia y opiniones encendidas y éso es bueno para el cine. Conste que a mí me gustó, pero moderadamente. Te recomiiendo mucho Coppola, Poulex y Smith, tres grandes películas. Un abrazo a todos y gracias un día más.

    ResponderEliminar
  9. Muy buen post :)


    saludos

    ResponderEliminar