viernes, 4 de mayo de 2012

Crónica D'A (3): Cine español, cine latino y Snowtown

Vamos ya por la tercera crónica del Festival de Cine de Autor de Barcelona y encaramos la recta final del mismo con la esperanza de acabar encontrando esa joya que se resiste. Éso sí, una buena cena bloguera será suficiente para justificar el festival ante la posible no aparición de la joya citada. Hoy seis críticas más en las que destaca la profunda mediocridad.


Open 24 horas es la tercera película de Carles Torras y está hablada en catalán. Es una película muy pequeña, muy independiente y muy corta, rodada en blanco y negro y que nos muestra el día a día de un infeliz guardia de seguridad, que vive en la periferia de la gran ciudad y que tiene una familia con un padre tirano y un hermano enfermo. Las continuas vejaciones y desprecios con los que se va enfrentando día a día, así como la manifiesta monotonía de su vida (que el director muestra haciendo que el espectador se aburra tanto como el protagonista) van haciendo que el carácter tímido del chico se vaya transformando. La película resulta curiosa e incluso interesante. El problema es que es una película que de alguna manera ya hemos visto muchas otras veces (Jaime Rosales hizo algo muy parecido) y que no aporta mucho para diferenciarse y que además termina de forma algo forzada. Yo diría que una buena idea mal rematada, sin dotarla de la suficiente personalidad y dejándose llevar por esos tópicos del cine de autor contemplativo algo manidos. Pese a ello, por lo menos, es valiente dentro de nuestra cinematografía y algunos críticos, la reivindican.


Buenas noches España es la incursión en nuestra cinematografía del joven director filipino Raya Martín acompañado de Pilar López de Ayala, una de las actrices más inclasificables de nuestra cinematografía. Raya Martín es un director que en muchas ocasiones está más cercano al video-arte que a la producción cinematográfica más o menos convencional. Es cierto que cuando se pone a hacer cine como en su ópera prima, el documental The Island At The End Of The World o en una de sus últimas obras Independencia los resultados son al menos reivindicables. Sin embargo ya en su segunda película A Short Film About the Indio Nacional tonteaba mucho con el video-arte y la radicalidad extrema y en la posterior Autohystoria, realiza un engendro ridículo y patoso que ni funciona como película, ni como arte, ni tan solo como vídeo. Sin embargo, a Raya Martín le han reído mucho las gracias y no sabe distinguir sus producciones de cierto talento de sus basuras de enfant terrible que sabe más que nadie. Buenas noches España está mucho más cerca de la segunda categoría que de la primera. Es video-arte sin argumento ni sentido (y el hecho de querer justificar la cinta con viajes incorpóreos me parece lo más ridículo) que puede tener una cierta gracia o despertar cierta curiosidad en sus primeros minutos pero que termina por hacerse muy, pero que muy aburrida en su hora y muy poco de duración. Yo reconozco que pese a todo Raya Martín me da morbo. Esta película es para zumbados como yo. Para nadie más.


Puzzled love es una producción de la escuela de cine ESCAC. Una película con un nexo común pero episódica dirigida por trece alumnos de cuarto curso. Es una historia de amor y pasión juvenil muy irregular, no solo por los diferentes capítulos sino por la impresión que tiene uno que  a la hora de dirigir las secuencias ha pesado más que clase de escena querían los estudiantes para practicar que el guión en sí. Sin embargo, en algunos instantes la película emerge y está cerca de conmover, sobretodo gracias a las interpretaciones de su pareja protagonista, especialmente la de Saras Gil. Otros momentos están menos logrados y el final es muy patético y cursi (vaya juventud). Pese a ello, la indulgencia con que nos enfrentamos a ella al tratarse de un producto estudiantil y el muy elevado acabado visual de la propuesta la hacen merecedora de cierto interés, aunque sea muy prescindible.


Snowtown es una película australiana muy dura que explica con crudo realismo unos asesinatos reales acaecidos entre 1992 y 1999 en la ciudad que da título a la película. La película nos muestra a varios seres marginales, con problemas de autoestima, rodeados de maldad, pobreza, incultura y amargura que celebran la llegada de un hombre extrovertido que se introduce en su comunidad y que les inculca la venganza como forma de reaccionar ante las injusticias, ante la maldad. En realidad el hombre es un asesino en serie que se aprovecha de la situación de estas gentes para arrastrarlos a colaborar en su causa enferma. La película está narrada desde el punto de vista de un joven violado con frecuencia que sufrirá un cambio en su psique a partir de conocer al asesino en serie en cuestión. Pese a un par de escenas muy violentas, la película suele usar la violencia fuera de cámara o incluso en elipsis y se encarga más del lado psicológico de los asesinos. Si hay una palabra que puede definir bien a esta película es sin duda "sórdida". Sin embargo, la frialdad con que está narrada (sin dudad adrede)y el hecho de no tener a ningún personaje con el que identificarse, sumado al hecho de que siento haber visto películas similares con frecuencia, me llevan, aunque parezca mentira, a una extraña indiferencia, a un "que asco de gente" sin mucho más. Pese a todo el clima y la atmósfera de la película están muy conseguidos, provocando un mal rollo considerable, el final es muy bueno y las interpretaciones de los dos protagonistas son brillantes, en especial la del asesino (Daniel Henshall)  que carga sus miradas de una maldad infinita, en la que da mucho miedo adentrase, mucho pánico indagar. Recomendable, pero necesario ir prevenidos de su dureza, de la mierda que nos echa encima.


Los viejos es una película de una filmografía tan menor y tan desconocida como la boliviana. Es cine de muy mínimo argumento y muy contemplativo, un poco en la linea de Lisandro Alonso, es decir, la casi "no historia". Una trama muy mínima que casi está sugerida y unos personajes que se mueven por un entorno acorde a la historia y que permite nutrir de cierta belleza, de ciertos sonidos, el excesiso contemplativismo de la propuesta. Más allá de posibles metáforas políticas algo tópicas, más allá del cierto interés "teórico" de este cine de "no historia", la propuesta, de poco más de una hora aburre y sabe a poco. Tan solo algunas imágenes difusas, de reflejos, desvanecidas, imprimen al relato una cierta gracia al acercarlo a un poético onirismo. Pero todo termina por resultar demasiado cansino, demasiado difícil de justificar para un largometraje. Muy prescindible.


El estudiante es una película argentina que trata las elecciones de una universidad y el ambiente político que respiran sus estudiantes. Es un coñazo. Palabrería infinita y cansina de sus protagonistas, una dirección muy lineal, que intenta otorgar realismo a lo que narra pero que es plana y falta de talento, unos intérpretes que tienen el mismo carisma que mi tía Juana, un guión denso, confuso, sobrecargado de ego y una trama que fíjate tú, al menos tiene moraleja: los políticos, la política en sí, es pornográfica, se mueve por intereses, corrompe a la gente. Gracias boludo, por iluminarme.

22 comentarios:

  1. Pues una pena el balance.Y eso que tocan diferentes cinematografías, australiana, argentina, boliviana, etc.Y ni por esas.Tienes todala razón por que algo he visto. A raya Martin le han reido muchísimo las gracias, y sele ha encumbrado deforma injustificada. Esto último no lo he visto,pero ya veo que sigue en sus trece.
    Lo de la cena es buena idea. Mala suerte estar tan lejos. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, ha habido algunos días mejores que el que reflejo en este último post y cierta esperanza en lo que queda. Pero en lineas generales lejos de crecer en calidad y organización con respecto al más que esperanzador debut del año pasado.
      Es difícil para un tío como Raya Martín, que desde joven ha sido endiosado por cierto sector de la crítica, distinguir el camino a seguir para explotar su talento, que aunque menos del que le dicen, tiene. Quizás con cierta madurez lo logrará. Esta última es para no ver nada más suyo, te lo juro, pero bueno.
      Sabes que serías bien recibido en nuestra cena. Quizás algún día. Nunca se sabe. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Bueno, pues de las que he visto Snowtown estoy deacuero contigo, la venden como lo más bestia y no me ha afectado casi nada, ya por visto, incluso mis ojos han visto cosas peores en el cine, tanto visuales como psicológicas. Los viejos es un coñazo sin más. Ahora, El estudiante, por fín esa película que nos enfrenta jejeje. A mi me gusto mucho y me pareció muy inteersante, el talento que tu no le ves yo lo veo a raudales y las interpretaciones me parecen (al menos un poco) superiores a las de tu maravillosa tia Juana :-). En serio, me gustó mucho y para mi hasta el día de hoy (ayer) lo mejor del festival. POR FIN!!! jajaja. Un abrazo y ya hay ganas de cena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo sé Dani. La verdad es que he exagerado un poco la crítica, en plan resaltar todo lo negativo justo para polemizar un poco contigo, pero me burrió bastante, la verdad. Y te confieso una cosa, mi tía Juana es fruto de mi ficción, jaja. Nos vemos en nada. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Vaya, David, hubiera estado bien conocernos en el festival aunque la calidad por lo que comentas no haya sido muy buena. Para la próxima!!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ha sido una lástima, Isabel. No nos hemos organizado ni comunicado demasiado bien. La verdad es que ha habido un poco de todo en el D'A y días mejores de lo que reflejan este último post. Y hubiese sido muy guay porque también están por allí los chicos de Después de 1984 que también conoces y otros blogueros. En fin, otra vez será. Un beso.

      Eliminar
  4. Seguimos con pequeñas discrepancias.. Open 24h que Alan también la suspendió, para mi está aprobada, creo que es una aportación interesante al cine indie catalán. Tampoco es nada del otro mundo, eh? Snowtown también me gustó más que a ti, su realismo sobresale respecto a otras películas que he podido ver del mismo género. Daniel Henshall hace un papelón impresionante y consigue (si entras en la película) una auténtica historia de terror.
    El estudiante también me gustó bastante, para mi no es lo mejor del festival como dice Dani, pero la considero una película notable (de 7). La moraleja es exactamente el mismo que el de Los idus de marzo (este dardo tenía que lanzarlo jaja), solo que en este caso la trama es más realista y creíble. No negaré (como suele pasar con muchas historias argentinas) que como bien dices tiene un exceso de ego, esa pedantez intelectual argentina bastante habitual en su cine, de todas formas para mi el resultado es satisfactorio.
    Te veo quizás un poco negativo, en general nuestras discrepancias del festival son por pelis que más o menos opinamos lo mismo pero yo las veo con mejores ojos o tu con peores. Es una sensación.. quizás sea nostalgia por el Baff, a Alan le pasa un poco igual..
    A ver que tal la recta final, quedan unos cuantos títulos interesantes por ver y lo más importante, esa cena bloguera!!! Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Para mi Open 24 horas está ahí en el límite del aprobado y el suspenso. Probablemente el final, que no me gusta nada influyó en mi nota.
    Me esperaba lo de Los idus de marzo, ja,ja, lo sabía. Y tienes razón pero al menos aquella me entretuvo. Prefiero el tono peliculero americano bien hecho que el tostón de la argentina. De todas formas, como le decía a Dani, he exagerado un poco mi apreciación hinchando todo lo negativo justo para polemizar, lo que no quiere decir que no me aburriese lo suyo.
    Es obvio que el estado de ánimo, el cansancio y muchos otros factores influyen a la hora de ver películas. No te digo que no me haya pillado el festival un poco bajo y cansado, pero sí que me da la sensación que igual como en pelis he sido algo rácano con la nota (El estudiante, Open 24h, Snowtown, etc.) en otras he tendido ha ser generoso (Un amor de Jeunesse, L'Apollonide, Donoma...), lo que quizás mi generosidad en esta ocasión ha ido en contra de tus apreciaciones y viceversa. En fin, yo también tengo esperanza en el final del festival y nos queda el seguro de la cena. Nos vemos hoy por allí. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. David, no seas tan duro con los alumnos de l'ESCAC que tú sabes bien que de allí han salido los últimos grandes directores jóvenes del cine catalán. Hay que darles tiempo. Y las películas colectivas siempre son más complicadas. Gracias pr tus comentarios. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No he sido duro, sino más bien permisivo. Sé lo que ha salido pero también lo que he visto. Además la he aprobado, ¿no? JA,ja. Un beso.

      Eliminar
  7. Me sorprende tu capacidad para ver tanto cine y, especialmente, tu capacidad de análisis. Después me dicen en el blog que yo veo muchas películas. Contando algunas excepciones, creo que el cine español no pasa por un buen momento a diferencia, por ejemplo, del francés. De las que comentas no he visto ninguna, a sí que poco puedo opinar. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, esta semana hago un esfuerzo Jordicine. Otras no veo tantas. Un abrazo.

      Eliminar
  8. Uy, veo que las estrellas han bajado desde el último resumen del DA que te leí. Es lo que tienen los festivales David, días buenos y días de... qué hago yo aquí?

    La australiana no tiene mala pinta aunque aún recuerdo esa Animal Kingdom con muy buenas críticas que a mí me gustó más bien poco.

    A ver si hay suerte en la próxima entrega, un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Mara, es lo que tienen los festivales. La australiana ha gustado bastante, pero a mí no me enganchó. Un abrazo.

      Eliminar
  9. Miroso19:41

    "El mismo carisma que mi tía Juana", jajaja, me encanta (como aquello de "levanto la pata y digo que es ballet"). Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un día te contaré como baila ballet mi tía Juana, ja,ja. Un abrazo.

      Eliminar
  10. Eres el primero de quien leo critica negativa a El Estudiante, estaba gustando mucho, y con esta discrepancia empieza a generarme mucha intriga y a la vez interés. Snowtown, por otra parte, la tengo descargada en mi PC, pero aun no me atrevo a mirarla y no es que la haya dejado a un lado por su dureza (que ya sabia que por ahi iban los tiros, y es mas creo que las peliculas con temática sobre la violencia me vienen bien jeje) sino mas bien porque el tiempo no me ha dado y la he ido postergando, pero ansío pronto hacerme un hueco para verla.

    Gracias por todas las reseñas David, aunque parece que no hay mucho que rescatar.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En general "El estudiante" gustó, así que supongo que igual fui yo que pillé un día malo. Un abrazo.

      Eliminar
  11. No parece muy allá el repaso de esta sesión. Una pena.
    Pero la cena ya la habéis hecho?? Cuenta, cuenta...

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, ya no es hoy, jaja. Un beso.

      Eliminar
  12. Siempre me ha gustado el cine español, he visto hace poco en el cines hoyts una película española y me ha gustado mucho, espero próximamente verla nuevamente y poder decir cual es

    ResponderEliminar