lunes, 12 de noviembre de 2012

Primera sesión cinematográfica de los hermanos Lumière


El sábado 28 de diciembre de 1895, a las seis de la tarde hora francesa, en el Salón Indien del Gran Café de París, tuvo lugar la primera proyección cinematográfica de la historia del cine. Seguro que todos vosotros habréis oído hablar de esa sesión e incluso algunos, habréis intentado ver las diez películas que componían la misma. Pero, ¿cuánto hace de ello? ¿Seguro que visteis las películas correctas? Y lo digo porque cuando yo empecé a interesarme por esto del cine leí libros en los que la primera sesión no se parecía en nada a la que hoy parece confirmada por el Instituto Lumière. En aquellos años (y no hace tanto) siempre se hablaba que la mítica película de "La llegada del tren" estuvo es esa sesión. Parece que no. También solía decirse que "El regador regado" considerada la primera ficción cinematográfica se incluyó después en el programa. Pues tampoco. Parece que ya estaba en esa primera sesión. Así que para curiosos, interesados y confundidos, vamos a repasar un poco las diez películas, todas de menos de un minuto, que se proyectaron ese mítico día.


                                  
Lo que sí parece claro es que los espectadores fueron 33 (había 100 sillas preparadas que no se llenaron), que la entrada valía un franco y que los hermanos Lumière (Auguste y Louis) no estaban presentes en la sala y que de proyectar las películas se encargaba el padre de ambos. Otra cosa curiosa es que entre película y película se debía parar dos minutos para realizar el cambio de film, así que claramente, el tiempo de espera entre cinta y cinta era superior a la duración de la mismas.


Sé que el ejercicio es difícil, pero cerrad las luces, imaginaos en un sótano de un café de París a punto de ver unas imágenes fotográficas en movimiento que se presentan como una primicia a los espectadores presentes, como un invento, como una curiosidad. Coged el programa de arriba. Quitaos el sombrero de copa y atentos. Así empezó todo...


1- La sortie de l'usine Lumière a Lyon

En realidad esta película había sido la primera en exhibirse unos meses antes de la proyección que nos ocupa. Fue el 22 de marzo de 1985 (había sido rodada tres días antes, el 19 de marzo) en la Societé d'Encouragament a l'Industrie Nac. El film nos muestra a trabajadores, principalmente mujeres, que terminado su turno de trabajo abandonan la fábrica Lumière de Lyon.
Lo que quizás ya no sepáis es que de la misma escena se hicieron tres tomas fácilmente distinguibles por los carruajes que aparecen al final. La primera toma termina con un carruaje arrastrado por un caballo. La segunda con un carruaje, en este caso arrastrado por dos caballos. La tercera carece de carruaje. Como no sé cual se exhibió ese 28 de diciembre (si alguien lo sabe que lo aporte) y además así tiene más gracia, a continuación los tres cortos proyectados uno detrás del otro y después, simultáneamente. Muy curioso.








2- La voltige

Rodado en Rhone-Alpes (Lyon) por Louis Lumière, la película nos muestra los intentos de un hombre para subirse a un caballo. En realidad ya tiene una finalidad cómica y cierto tono del posterior género slapstick, aunque en realidad se nos vende como escena cotidiana. ¿Estaremos ante el primer mockumentary de la historia? Y nosotros que nos creíamos tan modernos...



3- La Pêche aux poissons rouges

Otra escena rodada por Louis Lumière también en la región de Lyon de Rhone- Alpes. En este caso se trata de una escena cotidiana sin más de una niña intentando coger el pez de una pecera.




4- Le Débarquement du Congrès de Photografie à Lyon

Esta escena de desembarco, también fue exhibida a sus protagonistas de forma privada la misma tarde a la filmación y por tanto, antes de la primera proyección pública del cinematógrafo. Los protagonistas son miembros del congreso de fotografía que tuvo lugar en  Neuville-sur-Saone y el último en aparecer con un trípode y una cámara es el conocido astrónomo Pierre Jules César Janssen  que junto con Norman Lockyer descubrió y dio nombre al elemento del helio.



5- Les Forgerons

Atención porque ahora nos podríamos encontrar ante el primer remake de la historia del cine, concretamente de Blacksmith scene, rodado dos años antes por Edison con el Kinetoscopio, que como muchos sabéis es considerado por muchos el auténtico inventor del cine, aunque perdió la guerra de patentes. Que la tecnología de hoy nos permita comparar es un lujo.




6- L'Arroseur arrosé

El jardinero de verdad de Louis Lumière, François Clerc es el  jardinero que aparece en el film. El nombre del chico es Benoît Duval que en realidad era una aprendiz que trabajaba de carpintero en la fábrica Lumière.
La película se considera la primera comedia y también la primera ficción cinematográfica. Un clasicazo.



7- Le repàs

Se trata de una escena anecdótica y aparentemente espontánea. Louis Lumière filma a su hermano mientras desayuna, con su mujer y su hijo, en el jardín de su casa.
El padre es Auguste Lumiere. La niña es su hija, Andree Lumière y la mujer es Marguerite Lumière.
En realidad, la puesta en escena fue cuidadosamente preparada, pues al ser irremediablemente un plano general fijo debe quedar englobado todo aquello que se va a mostrar, además pretende ofrecer una cierta profundidad de campo a través de la puerta y la vegetación.



8- Le Saut a la couverture 

Otra película con peripecia que además está interpretada por el mismo actor que la anterior La voltige, así que de alguna manera podría tratarse del primer actor especialista (aunque algo cutre) de la historia del cine. Como en La voltige el elemento cómico que pretende producir el film es obvio.



9- La Place des Cordeliers à Lyon

Para terminar la sesión dos escenas cotidianas de verdad. Esta primera con la cámara situada como dice el título en la Plaza Cordeliers de Lyon. 


10- La mer

Y esta segunda, una escena del mar con cuatro hombres zambulléndose en la misma.


Luego vendría todo...

24 comentarios:

  1. Debieron quedar con la boca abierta esos 33 espectadores. Toda una revolución en una nación eminentemente revolucionaria.
    La primera es como si se tratara de cine experimental, como la famosa llegada del tren a la estación. Tiene el encanto de ser primigenio, algo nuevo que se muestra, pero nada más en cuanto a valor artístico. La voltige ya sí tiene algo más en cuanto a valor cinematográfico: el humor, como bien dices, algo muy sencillo que es como una pequeña representación circense. En La Pêche aux poissons rouges observamos un momento de intimidad tierno y familiar. Le Débarquement du Congrès de Photografie à Lyon tampoco tiene nada especial; en ese sentido sería como una curiosidad del cinematógrafo, ponerlo en práctica con esa especie de desfile para que apreciemos sus posibilidades, parecido al primero… Les Forgerons sería como un documental-corto en plan costumbrista: un momento en la vida, o trabajo, de unos hombres dedicados a trabajar el metal en el yunque. En L'Arroseur arrosé sí, ahí ya hay un pequeño guión, hay ficción, ya se nota que con esto se puede hacer arte. En Le repàs sigue la intimidad, momentos familiares que sirven para inmortalizar el momento. Le Saut a la couverture es como el corto del caballo y el hombre que quiere subirse a él. Hay humor y de ahí se puede sacar algo más que mostrar la realidad a modo de documental. Y las dos últimas, como dices tú, escenas cotidianas con cierto interés. En la de Lyon tiene la esencia de la primera, la del tren y la estación y todas estas, y La mer un momento vital de una gente que se divierte.

    Un abrazo, David. Estupendo post, y muy didáctico; no los conocía. Hasta otra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues supongo que quedarían con la boca abierta, JAvi, pero muy lejos de imaginar que casi 120 años después hablaríamos de ello y los envidiariamos muchísimo.
      Los cortos son muy curiosos y hay, dentro de la limitación, un poco de todo. Me alegra que los hayas disfrutado. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Solo había visto el regador regado, y me ha encantado ver el resto, la del caballo y la que trata de dar una vuelta por como has mencionado, ya pensar en comedia y no solo documentar, también al haber tres tomas de la salida de la fabrica, sirve como una forma de edición. Excelente post. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mario, me alegra que te haya servido y encantado. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Anónimo13:27

    De re putísima madre , ésta es la diferencia del por qué visito este blog y no otros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues muchas gracias, anónimo, seas quien seas. Un abrazo.

      Eliminar
  4. Un post emocionante, en serio.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Tremendo David, un post muy bueno y diferente.

    Debió ser toda una experiencia comprobar como nacía esto del cine. No eran conscientes de toda la repercusión y de todo lo que se estaba "montando".
    Son piezas que aparentemente son antiguas, pero que contienen la mayor de las modernidades. Una experiencia religiosa, que diría aquel.

    A ver cuando una película de viajes en el tiempo o de tono fantástico para trasportarnos en el tiempo y disfrutar de esos momentos.

    Genial entrada, no me he quitado ni el sombrero de época.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias C. Noodles.
      Está claro que pese a que les impresionara si en ese momento les hubiésemos explicado lo que les anvidiamos y lo que fue aquello fliparían.
      Yo recuerdo un momento del Drácula de Coppola en que sí aparece un fragmento de las primeras proyecciones de cine (fuera de la sala, creo recordar) pero es cierto que alguien podría tratarlo mejor.
      Me alegra que lo hayas visto todo con tu elegante sombrero de copa. Un abrazo.

      Eliminar
  6. Pues tienes mucha razón. Conocía lo del hombre y el caballo y lo del desayuno,pero el resto no. Resulta muy curioso repasar todo el programa en plena era del 3D. Buena idea, ya sabes que somos amigos de los rescates. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado, V. Puestos a rescatar, ésto sí que es empezar por el principio, ¿no? ja,ja. Un abrazo.

      Eliminar
  7. Que bueno! El perro de La sortie de l'usine Lumière a Lyon es la primera mascota del cine? :) Me encanta tu teoría de el mockumentary de la historia, si es que al final, todo está inventado. La escenas cotidianas de la época también me gustan mucho. ¿Y ese tranvía de caballos? brutal..

    La verdad es que es un lujo poder ver todas estas películas a nuestro antojo gracias a la tecnología actual, es casi mágico... aunque seguro que no llega a la sensación que vivieron aquellos primeros espectadores en el Salón Indien del Gran Café de París.

    Gran post! Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja,ja, lo del mockumentary lo improvisé de repente. Sabía que te molaría.
      Yo pienso muchas veces que ahora no valoramos la suerte de poder ver todo ésto, siendo una enorme reliquia.
      Gracias. Un abrazo.

      Eliminar
  8. Buenas!!

    Pues veo que has empezado por los origenes remontándote un poquito más atrás que nosotros ;.)

    De las 10 solo había visto la mitad, así que gracias a este magnífico post he podido completar la sesión. Me ha encantado el video con las tres versiones de la salida de la fábrica.

    En el museo de la cinemateca de Paris se pueden ver peliculas tanto de los Lumiere como de Edison con restauraciones de las cámaras y proyectores originales. Si vas a Paris no te lo pierdas!

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alan, es que soy un notas envidioso, ja,ja.
      Lo de las tres versiones de la salidad es buenísimo. Yo lo descubrí preparando el post y me pareció buenísimo.
      ¿Te puedes creer que he estado dos veces en PArís y no he visitado el museo? Ahora me arrepiento mucho, claro, pero como dicen que no hay dos sin tres, pues espero a la próxima.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Buah.., maravilloso!. He seguido tus instrucciones al pie de la letra aprovechando el ocio extra de esta jornada de huelga. Gracias por este post. Es buenísimo. Ha sido una gozada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mr. Lombreeze. Me alegra que lo hayas gozado. Un abrazo.

      Eliminar
  10. Impresionante. Te superas entrada a entrada, DAVID. Menuda envidia. La verdad es que salgo un poco menos tonto que cuando he entrado a tu blog. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el cumplido, Jordicine, por muy exagerado y humilde de tu parte que sea. Me alegra que hayas podido ver alguna cosa que desconocías. Un abrazo.

      Eliminar
  11. Nunca me he 'sumergido' en el pasado y origen cinematográfico. Así pues, me resulta muy curioso el artículo. La Voltige y Le Saut a la couverture, parecen haber servido de inspiración a muchos humoristas. En serio que veo Les Forgerons y no sé u entiendo por que nos quejamos tanto de los remakes actuales...jjajaja.

    ResponderEliminar
  12. Ya ves, creíamos que eran un virus de ahora, ja,ja. Y ahí estaban, en la primera proyección cinematográfica. Conocer los orígenes es indispensable para luego tener perspectiva sobre lo que ocurre hoy, así que ahora que ya has empezado anímate. Yo a mi ritmo algo lento para recuperar clásicos, lo voy intentando. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Me cuesta ponerme a ver clásicos, yo soy más de explosiones de fondo....XD

    ResponderEliminar
  14. Interesante. Pienso que no vendría mal hacer un remake de cada corto para celebrar 120 años de la creación de la creación del cine en 2015. Sí, sé que Edison y Le Prince lo lograron antes que los Lumière, pero, digo nomás, ¡esa fecha de marzo es simbólica!

    ResponderEliminar