viernes, 28 de febrero de 2014

Duelo de Titanes: Critica. Her de Spike Jonze



All You Need is Love, por Ciudadano Noodles

Dejemos claro desde el principio el camino a elegir. La última gran película de Spike Jonze, Her (la anterior era un desastre y ahí si coincidimos amigo), la podemos apreciar de dos maneras. Unos promulgan el sentido distópico de la historia. Un cuento futurista en donde la tecnología campa a sus anchas absorbiéndolo todo. Las personas han dejado casi de serlo para dar paso a una revolución de las máquinas. Es curioso, como otro nombre importante como el de Terry Gilliam basa su discurso de su nueva y excelente película The Zero Theorem en eso, en la extrema esclavitud tecnológica. Pero lo que nos atañe ahora es la película de Jonze, con una ambientación a caballo entre lo vintage y por qué no decirlo diseño Ikea, trasportándonos a un futurista y triste Los Ángeles en cromado color pastel y repleto de rojo y naranja, sol y atardeceres. Ciudad perfecta en la que no apreciamos coches y en donde los  apartamentos son perfectos. En este aspecto mucho tiene que ver la excelente  fotografía de Hoyte van Hoytema. Ambientación y vestuario (¡esos impagables pantalones por encima de la barriga!) se mezclan de manera notable. Pero donde sobresale Her por encima de todo y es el camino que hay que coger y aferrarse fuertemente a él, es en la historia de amor y soledad con mayúsculas que nos cuenta. Y es que en las cosas más sencillas es donde radica la belleza, y si no que se lo pregunten a Jep Gambardella.

Spike Jonze ha creado una extraordinaria historia de amor. En Her asistimos a las múltiples facetas que ofrece este sentimiento tan maravilloso y doloroso al mismo tiempo. Porque no solo habla del amor de un tipo extraño y una máquina, no. Habla de la ruptura, de cómo superarla, del posible amor que tenemos a la vuelta de la esquina, y como no de la soledad. La pérdida del amor genera un angustioso sentimiento de soledad tan grande como el mismísimo LA.

El personaje de Theodore interpretado (otra vez) de forma excepcional por Joaquin Phoenix es uno de tantos seres solitarios y melancólicos en plena transición de ruptura, que deambula en busca de amor o de sexo, o de lo que diantres sea en sus días melancólicos y noches solitarias. Como decía antes un tipo raro y especial,  pero como dice un personaje en la película “¿no son raros todos los que se enamoran?, una locura socialmente aceptable”. Phoenix nos ofrece una desgarradora interpretación llena de emoción y sentimientos que vuelve a proclamar al actor como uno de los mejores de su generación. 


Dos amores secundarios, el pasado encarnado en Rooney Mara,  y el futuro-posible en el papel de Amy Adams. Dos papeles que aportan a la vida de Theodore el desasosiego y el consuelo, sencillos pero necesarios. Y luego, claro está, el amor principal, Samantha. Y oh! Sorpresa, es un sistema operativo al cual presta la voz Scarlett Johansson, y que vemos literalmente. Porque al igual que un libro nosotros tenemos ventaja, sabemos quién es y ponemos imagen a la tecnología.

La relación comienza con incertidumbre, pero poco a poco vemos cómo se va gestando una historia de amor tan especial como bella y delicada. Una historia universal en donde hay cabida para el amor, el sexo y los celos. Momentos, secuencias y escenas tan extraordinarias como la primera noche de amor, que acertadamente el director funde en negro para dejarles a solas, o el terrible alquiler de un cuerpo para hacer efectiva su relación. Una secuencia que directamente nos provoca terror y lástima. 

Al igual que otros no humanos como Hal 9000 de 2001, o el replicante Roy de Blade Runner, este sistema operativo, Samantha, intenta revelarse y ser algo más. Busca la vida real, el contacto con la persona amada, su aliento, su calor.  Samantha anhela y ama un sueño, al igual que Theodore, el cual busca su salvación a través de la tecnología. Dos metas difíciles de conseguir, flirteando con la no-realidad pero encontrando el amor más apasionado.  Y es que Spike Jonze nos muestra una conexión-desconexión emocional primorosa, rodada con una especial delicadeza y melancolía que se apodera de nosotros. El fino humor que ligeramente aparece queda enterrado ante la apasionada historia de amor y soledad que se nos muestra.  

Jonze rueda este nuevo enamoramiento como un nuevo proceso de aprendizaje, tanto para el humano como para la máquina, indagando en todo aquello que la vida nos ofrece y que debemos percibir en nuestros sentidos. 

Her no es ciencia ficción, es una realidad reconocible. Es amor, es el peligro ante una de las peores condenas para el ser humano, la soledad. Son los recuerdos, tan presentes una y otra vez en cada una de nuestras vidas. Pero sobre todo es gran cine, una pequeña y sencilla historia de amor aderezada con el estímulo de un hipotético futuro. 

Her acaba en una azotea con dos seres perdidos en el universo pero más cercanos de lo que ellos piensan, tan solo una pared les separa. El amor tan caprichoso como siempre. 




Moverse en el filo y caer al precipicio: la superficialidad anodina de Her por David Amorós

Los dos primeros largos dirigidos por Spike Jonze nos revelaron uno de los caracteres más alucinantes y talentosos del reciente cine americano. Tanto Cómo ser John Malkovich como Adaptation. (El ladrón de orquídeas) nos explicaban historias de egos terribles y de procesos de creación dolorosos que pese a la correcta dirección, no nos engañemos, basaban la mayor parte de su genialidad en un guión muy original y que funcionaba en lo íntimo pero también en lo universal. Pero Charlie Kaufman (guionista de ambas y  de otra maravilla que por aquí se tituló ¡Olvídate de mí!) dio el salto a la dirección (con un resultado mucho menos genial que en las películas aludidas) y dejó a Jonze y a su otro gran beneficiado, Michel Gondry, con la obligación de construir sus propios guiones para sus películas. Y claro, nada fue lo mismo.

Dejemos a Gondry que hoy no toca y hablemos de Spike Jonze y en especial de su última película, la mediocre y fallida Her (tras la también bastante lamentable Dónde viven los monstruos que hacía presagiar que el Jonze escritor era insulso y falto de talento). En Her, Jonze nos propone una temática a priori muy atractiva pero que, por moverse en los límites de la credibilidad, necesita de un tacto genial a todos los niveles para no caer en lo ridículo. En un futuro cercano un hombre sensible que ha sufrido una ruptura amorosa se convierte en un solitario inadaptado y termina por enamorarse de un programa informático de última generación con voz de mujer que en su afán por asemejarse a los humanos también se enamora (o cree haberse enamorado) de él. La idea de mostrar como en el futuro nos vamos aislando con la tecnología hasta el grado que la película explica podría haber resultado francamente genial y reveladora. Pero el resultado deja mucho que desear. 


Para empezar tenemos que ubicar al personaje de Joaquin Phoenix (lo siento, pero me parece muy sobreactuado, como tantas veces). Y claro, el tío era un hombre genial y vital y la alegría de la huerta hasta que fíjate tú, la buena de Rooney Mara lo abandonó. Para mostrar tan terrible desgracia vamos a tirar de flashes, cada uno de los cuales es un vergonzoso tópico, acompañados de una lamentable fotografía teóricamente preciosista con mucho rayos de sol (cuánto daño ha hecho Malick al cine reciente), pero permitidme, muy cursi, muy poco personal, en que se vea lo doloroso de la ruptura y nos haga sentir la pena necesaria por ese ser que ahora es el pobre Phoenix, devastado. Como está tan solo termina por mantener una relación de cierta amistad con un programa informático con voz de chica (la de Scarlett Johansson) de la que termina por enamorarse. Todos los tópicos de robots que ansían tener sentimientos están aglutinados en la intención de la Scarlett por sentir, por amar, por descubrir las cosas de que gozamos los humanos y los sistemas operativos se pierden (sic). Muy original todo, como podéis ver. Y la voz de Scarlett de pavoneo continuo (incluso su torpe canción), chirriante, indigna de un “ser” teóricamente superior, no hace más que estropear el presunto encanto de esa señorita ¿artificial? que ansía evolucionar a otro estado. Pero aún y así podría haber buenos momentos. Jonze no dirige mal, el tema podría llegar a ciertas verdades, a momentos de tristeza generacional. Pero no. La mayoría son ridículos. Esa escena con fundido a negro con los dos amantes haciendo el amor da tanta vergüenza ajena que me sentí incómodo en mi butaca de cine. El Phoenix loco de desamor corriendo y tropezando por ese LA brumoso (un acierto de la película, que por cierto ya se ha hecho en 2574 ocasiones en cine) es de traca y ese picnic con otra pareja ni os cuento. Los ataques de celos de la señorita instalada en el ordenador no tienen ninguna justificación. No solo tiramos de tópicos si no de trazo grueso en todos los aspectos de la película. Tiene que haber celos, pues los hay, aunque estén metidos con calzador. Solo el buen hacer de Amy Adams podría conmoverme (si no fuese porque su historia está mal construida y con golpes de efecto interesados). En fin, un despropósito, una pena que me desilusionó muy pronto y que me aburrió de forma escandalosa. Y lo peor, ya no confío demasiado en lo siguiente de Spike Jonze. Veremos…


18 comentarios:

  1. "Son los recuerdos, tan presentes una y otra vez en cada una de nuestras vidas." Me quedo con esa frase porque para mí, aunque a David no le hayan gustado nada jaja, lo que me hizo conectar más fueron los flashbacks y todo el peso del divorcio sobre el personaje de Theodore. De hecho, vi desde el principio a Samantha sólo como algo pasajero en la vida de Theodore, como una forma de lidiar con el divorcio, de salir adelante, de olvidarse de lo que realmente le estaba carcomiendo. Puede que sea porque me han recordado muchísimo - David los ve como tópicos, y tienen de ello, pero a mí me tocaron la fibra sensible - a una experiencia personal reciente y con eso me ganó el señor Jonze.

    Estoy de acuerdo, a pesar de que a mí me ha encantado la película, en algunas cosas que comenta David, del tema tecnológico. Es evidente que no estamos ante mi adorada Blade Runner u Odisea, y además, por lo que le he leído a Jonze no tuvo mucha intención de indagar en los aspectos tecnológicos, pues lo de la tecnología es sólo una excusa para hablar de las relaciones, pero quizá podía haberlo enfocado de otra manera, como la escena del fundido a negro, pero esto ya sería por buscarle cosas que me han gustado menos que el resto, porque en general estoy 100% con Ciudadano. A mí me ha conseguido emocionar, y Phoenix me pareció soberbio, como siempre.

    Anyway, una gran idea esto del "duelo" de críticas. Me gusta leer puntos de vista diferentes porque siempre aportan detalles interesantes, y te hacen reflexionar sobre cosas, esté uno más o menos de acuerdo, así que me ha gustado mucho esta colaboración entre vosotros.

    ResponderEliminar
  2. Venga, a cada uno le contesto en su blog, ya que esta por partida doble :-). Ya sabes David que me encantó la peli y que coincido en casi todo con Noodles, pero te voy a dar la razón en una cosa, no me convencieron los flashback, por eso no la considero una obra maestra (pero casi). Evidentemente tampoco estoy deacuerdo que sin Kaufman Jonze pierde el talento, simplemente creo que la unión entre amboas era maravillosa, pero si alguién ha mantenido por separado a sido Jonze, ya que como deciis la peli como director de Kaufman es muuuyyy floja. Genial idea este cara a cara, ha sido muy constructivo. Felicidades a los dos y abrazos!!!

    ResponderEliminar
  3. Qué contraste de opiniones tan interesante. Por desgracia no puedo opinar porque no la he visto, sin embargo pienso verla porque ya la tenía apuntada y este "duelo" de críticas aun me incentiva más.

    Cuando la vea, volveré :))

    Un abrazo a ambos!!

    ResponderEliminar
  4. El cine y su subjetividad :) una propuesta muy interesante la de poner dos opiniones encontradas, escritas con criterio - obviamente con la subjetividad de los criterios-.

    ResponderEliminar
  5. Este duelo de opiniones es una idea genial.Eso de entrada.
    Acabo de ver "Her" y comparto la visión de C.Noodless,me ha gustado mucho y siento que le debo una entrada.
    David,es posible que se le vaya la mano con los flashback,pero desde luego,a mí me parece una película rompedora,original(también por la fotografía y la recreación de escenarios) y muy intimista.
    Nada que reprochar por otro lado a Joaquin Phoenix,en mi opinión,convincente en un personaje nada fácil.
    Un abrazo para los dos!

    ResponderEliminar
  6. Estoy de tu lado Noodles, a mí la peli me ha gustado bastante. Me ha resultado sobrecogedora y me parece que el guión es un prodigio, es un tema actual y emotivo, una película llena de la soledad que es tan cercana ya a nosotros. Tengo un amigo que piensa lo mismo que David, y reconozco que quizá haya escenas no demasiado bien rodadas o incluso poco conseguidas, pero también creo que la peli habla abiertamente de emociones y entre la emoción y el arte conceptual me quedo claramente con la primera, estoy harto de tanto ingenio, tanta idea sublime, tanta elipsis y silencios. Lo digo para reavivar un poco más el debate.
    Saludos

    ResponderEliminar
  7. "Her" está condenada -creo- a gustar mucho o no gustar nada en función del grado de conexión del espectador con la avalancha de emociones e ideas que transitan por una película-brebaje destilada más bien a través de la intuición que de la inteligencia, pese a que trata de la inteligencia artificial. No es que yo sea un fan del cine de Malick pero la narrativa aparentemente dispersa de Jonze no ha impedido que su última película me pareciese ABSOLUTAMENTE GENIAL. Y la escena del trío con un cuerpo que (Ciudadano Noodles, no te equivoques) no es de alquiler sino gratis, que a David le causa tanto enojo, a mí me hizo llorar de emoción: sentí que era una de las mejores -y desde luego más originales- escenas de amor nunca filmadas; lástima que el soso personaje protagonista lo eche a perder (pero bueno, también de eso habla la historia, de nuestra capacidad inconmensurable para estropear cualquier relación, aunque sea con un sistema operativo).

    Quede claro que ambos habéis hecho una gran defensa de vuestras posturas respectivas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Gracias a todos por los comentarios. He decidido en este post no responder persona por persona para que cada opinión se sume como una más a la del amigo C.Noodles y a la mía. Seguro que hay por ahí alguien más a quien Her le ha parecido un puto rollo. Tened un poco de sentido crítico, por favr, jaja. Os sigo esperando, a partidarios y detractores, aunque me estáis dejando un poco solo...
    Abrazos a todos.

    ResponderEliminar
  9. Uy que blando te pones para coger adeptos, jajaja.

    Venga a la yugular.... me parece increíble que quien no haya amado y sufrido al menos una vez en la vida, no haya sufrido y amado esta película tan maravillosa.

    Acaso estamos invadidos por replicantes? ;)

    ResponderEliminar
  10. Bueno David...mentira me parece que tenga que venir precisamente yo a echarte un cable...
    Conste que para no perder la costumbre no comparto el inicio de tu comentario...vamos que nunca me pareció Spike Jonze uno de los más alucinantes y talentosos directores de la galaxia actual...Yo le coloco un par de peldaños más abajo.
    Centrandonos en esta película...que en apunta en sus mejores momentos la soledad abisal de aquella mítica "Paris texas"...en mi opinión es un film que pese a sus logros hace trampa con el espectador jugando con su memoria cinéfila. Al escoger a Scarlett como voz, no nos engañemos, todo cambia.
    Esa voz le permite al espectador proyectar todo lo que sabe de Scarlett, su físico y su capacidad de seducción sin verlo en pantalla. El reto hubiese estado en que hubiese puesto una voz anónima de verdad o puestos a escoger una actriz, alguien sin ningún atractivo físico ni cinéfilo.
    Y respecto de las dudas existenciales y soledades morales de este hombre, fíjate lo que voy a decir...¿no son las mismas que se transitan en "tienes un e-mail? pero sin menos ínfulas claro...
    Pese a todo...diré que no me parece una obra maestra ni de lejos...tampoco un pestiño. Tiene una atmosfera de cierto ahogo vital a la que Jonze le saca partido.
    Por cierto...no se la razón pero esta cinta me recordó a Biutiful en algunos aspectos...y por supuesto no es un elogio. Un abrazo a ambos

    ResponderEliminar
  11. Menudo duelo os habéis marcado, Jonze no sabe lo que ha hecho... Bueno, yo tengo que decir que a mí Her me ha gustado, y no soy ni de Jonze ni de Kaufman y además Olvídate de mí me pareció un coñazo. Así que dentro del rollo futurista-romántico, me quedo con esta cinta. Sencilla y atractiva, no me importa que pueda ser tópica en algunos momentos. Un gallifante para el vallisoletano, jajaja. Pero besos a los dos, eh ;)

    ResponderEliminar
  12. Yo estoy con David.
    Es una película con un bonito envoltorio, pero con una historia más vista que el tebeo. Esa historia de amor/desamor se ha visto desde el principio de los tiempos. Pero Spike Jonze ha sabido colocar unos cuantos puntos donde cualquier mortal con un cierto bagaje amoroso pueda verse reflejado. De ahí que genere tanta simpatía.

    Es como un cupcake, muy bonita por fuera, pero en el fondo no deja de ser una magdalena de las de siempre.

    Saludos

    ResponderEliminar
  13. David aún no la vi, pero supongo que el que no quepa la posibilidad de algunos tópicos en una historia como ésta es casi casi imposible…¿cómo no va a tener relevancia lo de si la máquina o el sistema operativo siente o no, y, de sentir, qué manera tiene de hacerlo, y cómo lo manifiesta? Es normal, e intentar algo muy diferente podría ser catastrófico. El caso es que los tópicos de la historia se cuenten bien y aporten aspectos nuevos cuando se comparan con otros filmes parecidos. ¿Acaso las pelis románticas no tienen tópicos? Creo que necesariamente alguno tiene que tener, aunque sea un historia muy diferente. Joder y hablo sin conocimiento porque aún no la he visto, pero sólo digo esto por lo que comentas…
    A mí aún a pesar de tu comentario negativo, me tira bastante. Creo que en este caso le haré más caso a Noodles que a ti, querido amigo, y mira que a ti te suelo hacer caso :-P
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Vaya vaya, interesante está esto. Yo me remito a lo que comenté en su día en mi blog, me encantó tanto que aun no me la saco de la cabeza, por supuesto que firmo todo lo que ha dicho nuestro buen amigo Noodles; pero parece que a David esto de romances atípicos no le van xD

    Un abrazo David!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Daniel, te echaba de menos amigo!

      Eliminar
  15. Uy, loca batalla! En que blog se supone que debo responder ahora?! Genial idea chicos, una batalla de pesos pesados. Antes de nada decir que quedo horrorizado al escuchar por parte de los dos que el anterior trabajo de Jonze es penoso, me habéis roto el corazón a pedazos, si que es cierto que el salto de estilo entre esta y sus anteriores y excelentes trabajos es abismal, pero sin tener en cuenta eso, la película de los monstruos me sigue pareciendo una maravilla.
    En Her me decanto hacia Noodles, y eso que últimamente no solíamos coincidir en las visiones de las películas, 'Her' me parece estupenda, aunque no voy a negar que tiene momentos de relleno que consiguen en algún punto que se nos vaya la cabeza a otro lado sin querer... Una película que puede utilizar una historia simple para ofrecernos una visión de lo más compleja e interesante, unos estupendos enfoques solo sobre el amor y las actuales relaciones con los demás, que consigue una buena vuelta de tuerca gracias a una mirada nostálgica al pasado a pesar de ser un filme futurista, un ir más allá, es decir, normalizar las relaciones 2.0 hasta un punto en que lo raro sea la relación carnal, la necesidad de lo virtual por ser real.

    Un abrazo a los dos.

    ResponderEliminar
  16. Este film aún no lo he visto. Por tanto no he querido leer ningún comentario, para visionar la peli sin tener una idea preconcevida y poder verla "virgen". Esta noche veo la peli y mañana haré un post en mi blog.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar